febrero 4, 2023

Delaporte: «Sigue siendo extraño encontrar a una mujer al frente de un proyecto musical»

La irrupción de Delaporte en el panorama musical estatal no ha dejado indiferente a nadie. El dúo formado por Sandra Delaporte y Sergio Salvi que ha surgido con un propósito poner a bailar (y a saltar) a quien ante ellos se coloca.

Aprovechando la próxima visita de la banda a Vigo dentro del Vibra Mahou Fest, viernes 28 en la Sala Molotov con todo vendido, hemos tenido la posibilidad de hablar con Sergio. Una conversación que ahora se convierte en entrevista que podéis disfrutar a continuación:

Pregunta – Vamos de cara ¿Qué opináis de las etiquetas? Lo digo porque os etiquetan como indie pero poco tenéis que ver como el indie tal y como se conoce en España, os etiquetan como electrónica pero poco tenéis que ver con los oscuros clubs berlineses ¿Qué hace Delaporte?

Respuesta – Respecto a la etiquetas creemos que os hacen falta mucho más a vosotros, los periodistas, que a los artistas. De hecho, creo que para un artista lo más interesante romper las etiquetas e ir más allá de ellas, no dejarse condicionar.

A nosotros efectivamente nos meten en el caldero del indie y por, un lado, lo consideramos un honor porque el indie en España tiene una historia noble. Un género musical que se ha hecho un hueco a pesar de estar, al principio, fuera de lo que era la industria predominante pero sí es verdad que estilísticamente no tenemos mucho en común con la mayoría de artistas denominados indies.

Pero como te decía antes las etiquetas nos dan un poco igual mientras podamos hacer música.

P. – Vosotros sois muy activos en redes sociales pero en ‘Droga Dura’ habláis de las trampas y el narcisismo que predomina en las mismas. Entendemos entonces que las usáis como una herramienta en la que mostrar vuestros trabajo pero ¿os preocupa los plazos, la inmediatez, a la que os obligan como creadores?

R. – Sí, las redes sociales son un arma muy peligrosa según como se usen. Alimentan, de primera, el narcisismo y el ego de las personas y las apariencias sin embargo para un artista son una herramienta indispensable hoy en día ya que representan la manera más eficaz que tiene para poder comunicarse con sus fans. Por ejemplo, si tenemos un concierto, un festival, y queremos anunciarlo, la manera más eficaz es a través de las redes sociales.

Las redes sociales, en si mismas, tienen una manera de funcionar en la que si no estás activo constantemente te alejan de tus seguidores por lo tanto nos vemos obligados a ese uso constante aunque eso pueda llegar a ser perjudicial para nuestra salud mental.

Esperamos, de verdad, que en un futuro haya otro tipo de herramientas pero de momento es lo que hay.

P. – Leyendo alguna de las entrevistas que habéis hecho en los últimos meses me he encontrado con una frase que me ha hecho pensar “Nuestro objetivo vital es poder vivir de Delaporte 20 ó 30 años más” (entrevista para 20Minutos). Como objetivo es comprensible pero ¿es real en los tiempos actuales en los que las bandas viven de single a single?

R. – Creo que el objetivo de poder vivir de un grupo dentro de 20 ó 30 años es lo que tiene cualquier artista sobre todo porque para poder vivir de un proyecto musical un artista tiene que invertir tanto tiempo y energía que si el proyecto se acaba se queda automáticamente fuera porque ha estado muchos años dedicando todo su tiempo a su proyecto principal.

Así que creo que es un poco la esperanza de todos. Yo sinceramente estepero que sea real (risas) y que dentro de 20 años podamos seguir viviendo de nuestra música porque como sea al contrario… no sé que estaré haciendo, sinceramente.

P. – Hace algo más de un mes colgabais el cartel de “no hay entradas” en La Riviera ¿cómo se gestiona ese paso de saltar de las salas más pequeñas a hacer sold-outs en grandes recintos?

R. – Un sold-out siempre es un subidón sea donde sea que lo hagamos. Al final muestra que estamos cerca, o por lo menos seguimos, en la carretera hacia nuestro objetivo que como decíamos antes es el de vivir de la música dentro de mucho, mucho tiempo. Así que mientras que sigamos colgando carteles de «no hay entradas» significa que seguimos el camino correcto.

P. – Me gustaría centrarme un momento en “Titanas”, un trabajo que sirve para dar la importancia que se merece a la mujer dentro de la industria musical ¿pensáis que sigue resultando extraño encontrar a una mujer al frente un proyecto musical que va más allá del típico (y machista) “chica mona haciendo soft-music”?

R. – Desgraciadamente sí, sigue siendo extraño encontrar a una mujer al frente de un proyecto musical. Sobre todo una mujer que no sea simplemente una cantante sino que se encargue de todo lo que hasta ahora se ha encargado «el hombre», de llevar toda la gestión, la producción… de un proyecto musical. Se sigue viendo como ejemplar cuando debía ser una normalidad en un mundo más justo.

Yo doy una asignatura en un master de Producción Musical en una Universidad en Madrid y tengo que reconocer, con mucha tristeza, que sigue habiendo muy pocas alumnas y muchos alumnos. El sector musical sigue siendo un sector dominado por el hombre aunque pueda haber cantantes femeninas pero sigue habiendo muy pocas músicas, muy pocas productoras, muy pocas ingenieras de sonido… eso significa que sigue haciendo falta muchos proyectos como el de «Titanas«.

P. – En los últimos tiempos los festivales habían trabajado en una paridad real en sus carteles pero a la vuelta a la “vieja normalidad” parece que esta tendencia se ha estancado cuando no revertido ¿Qué necesitamos para que esa diversidad sea real y no fruto de un cupo?

R. – Para que esa diversidad sea real necesitamos que el feminismo deje de ser una bandera solo de algunos partidos políticos y sea una política que vaya más allá de las diversidades entre izquierda y derecha.

Creo que hoy en día nadie podría no declararse racista independientemente de su corriente política pues lo mismo tendría que suceder con el feminismo. Nadie debería declararse antifeminista o no-feminista y, sin embargo, todavía queda muchísimo para llegar a eso.

P. – Nos estamos poniendo quizás muy intensos cuando vuestros conciertos son, realmente, una fiesta. Nosotros ya hemos asistido a un par de ellos pero para alguien que nunca se haya puesto ante Delaporte ¿qué podemos decirle?

R. – En nuestros conciertos tratamos de ofrecer lo que a nosotros nos gustaría ver en un concierto de pop electrónico.

Para empezar tratamos de ofrecer una experiencia totalmente distinta al disco. Quien viene a ver el concierto sabe que no va a escuchar la canción tal cual se encuentra en el disco sino que va a vivir una experiencia más abierta, mucho más cercana al club en la que nos nutrimos del feed-back y de las interacciones con el público.

Más allá de eso va a encontrar una descarga de energía enorme por nuestra parte y por la pate de quienes se acercan a nuestros conciertos.

P. – Cuentan por ahí que os llamaron para participar en el Benidorm Fest, no nos vamos a meter en sus resultado o como ha sido gestionado pero un italiano y una española ¿qué bandera están dispuestos a defender?

R. – Ya es el segundo año en el que nos proponen participar en el Benidorm Fest y la verdad es que lo consideramos un honor. La edición pasada ha sido muy interesante musical y artísticamente hablando. Sin embargo, ahora mismo, no está dentro de nuestra estrategia de crecimiento en, digamos, nuestro futuro más cercan pero no lo descartamos para un futuro más a largo plazo.

Y obviamente estaríamos representando a España aunque yo sea italiano y lleve 15 años aquí. Yo me estoy nutriéndome todo lo que es la industria musical española así que me considero, nos consideramos, un grupo de identidad española. Luego vamos picoteando música del resto mundo y obviamente hay muchas influencias italianas pero vivimos, trabajamos y cremo en España así que no podemos no considerarnos un grupo español.

P. – Muchas gracias por vuestro tiempo y nos vemos en breve en la Sala Molotov dentro de Vibra Mahou Fest.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *