julio 24, 2024

Neuman, ahora toca «Waterhole»

Después de un período de introspección, Neuman regresa con su esperado álbum «Waterhole«, marcando su regreso al panorama musical tras el éxito de «Crashpad» en 2019. Un nuevo trabajo en el Paco Román, líder de la banda, canaliza sus emociones de una manera aún más profunda y con una nueva serenidad.

«Waterhole» combina la esencia del Neuman original con una evolución notable, resultado del aprendizaje y la madurez obtenidos en el camino. Durante nuestra entrevista descubrimos cómo el sufrimiento y la búsqueda del amor han sido temas cruciales en la creación de este disco excepcional. Una entrevista descubriremos como los intrincados matices y las experiencias personales que se reflejan en este nuevo álbum añaden una dimensión aún más cautivadora a la música de Neuman.

Pregunta – Buenas Paco ¿Cómo te encuentras? Hace ya algo más de un mes “Waterhole” veía la luz ¿Qué feedback te está llegando ahora que ya lo hemos descubierto por completo?

Respuesta – Hola! Me encuentro en el mejor momento de mi vida, recién cumplidos los 50 y cumplidos grandes sueños, pues no esperaba la repercusión que está teniendo “Waterhole”, me he sorprendido a mí mismo al hacer un 6º álbum así, de corazón, tan Neuman, así que el feedback no puede ser mas positivo, el amor al arte por el arte única y exclusivamente con la finalidad de tan solo expresarte y que conmueva critica y oyentes de esta manera no tiene precio.

P. – “Waterhole” es un trabajo que ha tenido que luchar contra una pandemia para llegar a nosotros. Al día siguiente del lanzamiento de ‘The City of Love’, el primer adelanto del disco, se decretó el confinamiento ¿Cómo influyó este suceso en “Waterhole”? ¿Esos seis meses de parada influyeron en la reformulación de este disco?

R. – Así ocurrió, fue sacar el primer single de adelanto, ‘The City of Love‘, y llegó el confinamiento, así que parada obligada en gran parte. Esto paralizó la grabación del álbum del cual llevábamos un 35% aproximadamente grabado.

Tras este parón se ralentizaron las cosas mucho, yo quise descansar, y casi fue obligado, llevaba muchos años sin parar, artísticamente estaba como siempre, bien, pero ese parón me jugó una mala pasada y entré en una fase un poco apática, también en parte porque me lo pude permitir.

P. – Al igual que el mundo, la grabación de este trabajo queda suspendida pero ¿Cómo se continúa? ¿Dónde se encuentra esa energía para retomar el proyecto y no distanciarse de esos temas?

R. – Costó más de un año en regresar a la normalidad como banda, como Neuman, pero fue empezar a ensayar de nuevo, a reestructurar el nuevo álbum de nuevo, pues se hizo algún cambio en el tracklist del mismo, pero en seguida ya estábamos al 100×100 y pasó algo realmente increíble, la química entre los tres creció, nos empezamos a sentir muy a gusto, todo fluía muy bien, quizás el parón era necesario, aunque no deseado.

P. – Una vez escuché que es complejo trabajar con artistas que ponen su propio nombre a sus bandas porque son los únicos capaces de entender y gestionar lo que tienen en su cabeza. En tu caso compones los temas, los interpretas, los grabas, los mezclas… todo desde tu estudio ¿Esta decisión reafirma esa idea de la necesidad del control total del “producto”?

R. – Necesito que así sea, así ha sido y así siempre será, no concibo la grabación de un disco en la que delegas algo tan importante como es el sonido, como debes sonar etc.. a terceros, uno compone, escribe, ensaya con el grupo, grabas en tu estudio, lo haces tú, lo mezclas, lo produces, y sí!, es cierto que es demasiado, y se ralentiza todo mucho, pero es que tampoco concibo grabar un disco en una semana.

Los grandes discos de la historia se hacían en muchos meses, es una labor muy artesanal, muy de reflejar tus sentimientos de la manera en la que se ha grabado el rock toda la vida, así lo hago y siempre lo haré.

P. – Una de las cosas que siempre me ha encantado de tu proyecto es que siempre has jugado a la contra. Lejos de temas radiofónicos tus canciones son extensas, en este caso ninguno de los temas que componen “Waterhole” bajan de los cuatro minutos ¿Esa independencia de la que hablábamos antes es la única manera de llegar a temas tan expansivos y épicos?

R. – Es la forma en la que me expreso, si la canción dura 10 minutos no es por capricho o premeditado, es sello de Neuman, ocurre desde el primer álbum, sé que no es nada comercial, pero yo no le pido dinero a la música, si lo haces estás perdido, la música te da lo que te da, ese precioso momento en el que creas una canción y te elevas! Todo se lo debo a la música, si en un momento dado la gente aplaude tu forma de hacerlo, de transmitir tus emociones o pensamientos y se te recompensa de alguna manera, bienvenido!, pero es algo que nace del fruto de la experimentación musical, además se ha convertido en un sello inconfundible de nosotros, y Subterfuge, nuestro sello alaba esta forma de hacer discos.

Me alegra que te guste esta manera de hacerlo, nace de la independencia en la que vivo, y es realmente gratificante.

P. – De lo que no hay duda es que Neuman, a lo largo de su carrera, ha sido capaz de crear un sello sonoro propio. Cuando suena una de tus canciones sabemos de quién es desde los primeros acordes ¿Cómo consigues tras seis trabajos no caer en la repetición sin perder esa esencia?

R. – ¡Muchas gracias! Solo me dejo llevar, no estoy todos los días tocando y ensayando, para mí es muy espiritual.

En ocasiones bajo al estudio a tocar el piano y sale una canción, así! Sin buscar nada, siempre que cojo un instrumento acaba siendo una canción, esto y tener claro como quieres sonar y tener el control absoluto de todo el proceso quizás haga que sonemos muy a Neuman.

P. – En tu último trabajo, “Crashpad“ , encontrábamos aquella liberadora ‘Deleted Files’, ahora, seis años después, nos encontramos con ‘Recovered Files’. En ocasiones ¿dar un paso atrás es seguir avanzando?

R. – Yo creo que sí.

La similitud del título es coincidencia, aunque ambas canciones comparten larga duración y ese estado de embriaguez musical que quizá nos caracterice. En este tiempo que hemos pasado y sobre todo yo personalmente haya hecho cambios en mi vida personal (que va unida a la música) y haya encontrado cosas dentro de mí que bien, o se me habían olvidado o había perdido el interés por ellas, me he sentido en el ultimo año cambiado a mejor, por eso hablo de haber recuperado archivos.

P. – Hace unas semanas leía una entrevista en la que decías no tener miedo escénico a desnudarte al mundo; lo entiendo pero también entiendo que habrá ciertos temas que al gestarse dolieron o que se gestaron en una etapa de dolor ¿cómo consigues distanciarte de ellos al interpretarlos para no sangrar cada vez que suenan?

R. – Te agradezco esta profunda apreciación, hay canciones que son muy duras sentimentalmente para mí y que luego cuesta interpretar porque es fácil romper a llorar. Mi vida ha sido y es muy muy dura, hay mucho sufrimiento en ella, y me gusta, quiero decírselo al mundo de alguna manera, no me escondo, me desnudo y expreso mis sentimientos tal y como los siento, es complicado… en canciones como ‘Ingrid‘, ‘Waterhole‘, ‘Contigo‘ etc… al principio no podía tocarlas porque rompía a llorar, poco a poco te vas haciendo dueño de esos sentimientos y consigues interpretar esa melodía con la emoción que te corre por las venas pero sin llegar a romper a llorar.

P. – Neuman, más allá de los gustos, siempre me ha parecido un proyecto honesto y sin ambigüedades.
Ha pasado más de una década desde aquel “Plastic Heaven” ¿cómo recuerdas a aquel Paco Neuman? ¿Le darías algún consejo o dejarías que siguiera cometiendo los mismo errores (y teniendo los mismos aciertos)?

R. – Si hago un recorrido mental de todos los álbumes comenzando por “Plastic Heaven” hasta el día de hoy pasando por “The Family Plot”, “Bye fear / Hi love”, “If”, “Waterhole”, rompo llorar, veo una vida llena de sufrimiento, sí, sin duda alguna lo siento así, y ahora se me llenan los ojos de lagrimas con tu pregunta tan profunda, pero lo he recibido todo, toda la alegría de la vida también, la oportunidad de expresar mi sensibilidad y no acabar loco del todo, estoy muy agradecido a ello, por todo, así es mi vida, soy consciente de ello, todo conlleva un sufrimiento cuando haces las cosas por y para el amor.

P. – Te hemos echado de menos sobre los escenarios. Vuestro regreso a ellos es una de las mejores noticias en el ámbito musical estatal este año. Supongo que os veremos en bastantes festivales pero ¿habéis pensado en una gira más intimista de salas tras el verano o es demasiado pronto aún?

R. – ¡Gracias de nuevo!, ya estamos en plena gira y esta siendo extraordinario lo que esta ocurriendo con ella, vamos a estar en el máximo de sitios posibles, se lo debemos al público y a nosotros mismos, y un secreto! Ya estoy trabajando en un nuevo disco, de alguna manera me siento con la fuerza y la mente llena de melodías, necesito hacerlo y será pronto, pero vamos partido a partido… Ahora toca «Waterhole«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *