enero 26, 2022

Festival SinSal 2015: Un barco

Tres días. Un barco. Agua

Para quienes no conozcáis la dinámica del Festival SinSal os haré un pequeño resumen para que os hagáis con ella: el SinSal se celebra durante tres días, el viernes nos encontraremos con 4 conciertos sorpresa y exclusivos, el sábado el SinSal comienza pasado el mediodía y en él podremos encontrar 6 conciertos y 2 sesiones de Djs y por último el domingo disfrutaremos de 4 conciertos, 2 de los cuales serán de grupos que han formado parte del cartel del sábado, además el domingo el festival se abre a los niños contando con actividades paralelas dirigidas a ellos. Así, el sábado descubriríamos el resto del cartel que formaría el festival. Así con como conocíamos la doble sesión de Champs y Astro, quienes serían acompañados por All We Are, Owen Pallet o la chilena Camila Moreno.

El primer concierto del día sería de uno de esos grupos de doble sesión: Champs. El dúo formado por los hermanos Champion llegaban a la Isla de San Antón para presentar su segundo trabajo ‘Vamala‘, un disco que ha estado recogiendo grandes críticas en el panorama internacional y que el dúo dejó claro el porqué. Son talentosos, divertidos y luminosos, consiguen que durante su concierto te olvides del mundo, de los problemas, del móvil que no para de sonar, consiguen que cantes ‘3000 miles‘, ‘Forever be upstanding at the door‘ o la maravillosa ‘Vamala‘. Un concierto que bajo un sol de justicia hizo las delicias de todos aquellos los que nos situamos ante estos hermanos ingleses.

Pallett en el SinSalSin movernos de escenario fue el turno de Owen Pallett. Posiblemente a más de uno de los lectores ya le suene su nombre, ya que el canadiense formó parte de la edición 2015 del Sonar. Pallett es un artista realmente interesante: virtuoso del violín, cantante, compositor, arreglista (ha colaborado con Arcade Fire o The Last Shadow Puppers entre muchas bandas de prestigio) además ha cosechando premios y alabanzas a lo largo y ancho de mundo tomaba el escenario a las 14.20 para acompañado tan solo con su violín y diversos pedales, tejer un entramado de sonidos y efectos capaces de emocionar a quienes desde el suelo asistíamos a su concierto pendientes de que nuestra mandíbula no golpease demasiado fuerte contra el suelo. Disfrutamos como auténticos niños de su manera de arañar sonidos al violín y aprendimos que quizás esos instrumentos relegados a los viejos teatros puedan adaptarse a los tiempos modernos de la mano de genios como Pallett capaces de en cada concierto dar una autentica masterclass, ya que como él dijo “si alguien tiene alguna duda que levante la mano”. Y como nadie lo hizo, continuó tocando.

Llegó el momento de la comida, una comida a la sombra de los árboles y con un set de Sahel Sounds quien se marcaba un mano a mano con la carioca DJ Cuica… sombra, comida, buen clima, buena música… sin duda creo que en Hipsterian Circus nos podríamos acostumbrar a una vida así. Así transcurrieron los minutos hasta la llegada del concierto de The Paradise Bangkok Molam International Band ¿qué quienes son esta gente? Pues The Paradise Bangkok Molam International Band llegan desde Tailandia haciendo un sonido (el Molam) procedente del folk con raiz en Laos pero The Paradise Bangkok Molam International Band combinan el sonido de sus antiguos instrumentos folclóricos para evolucionar hacia el blues y el dub. Os puedo asegurar que The Paradise Bangkok Molam International Band crean un sonido realmente peculiar que consiguió hacer bailar a quienes bajaron al campo a escucharlos, otros en cambio preferimos seguir el concierto desde los muros superiores y a la vez disfrutar de un café para la óptima digestión del bocadillo de jamón que nos acabábamos de meter entre pecho y espalda.

Bangkok en el SinSalPero ¿qué tienen en común Bangkok y Liverpool? La respuesta es fácil: el SinSal y es que tras The Paradise Bangkok Molam International Band el escenario sería para All We Are quienes consiguieron que abandonásemos la sombra para bailar al ritmo de sus temas. He leído por ahí que All We Are son simplemente una banda más, que no aporta absolutamente nada al panorama musical actual, que no tiene personalidad, que son excesivamente The XX, que si el falsete es de los Bee Gees, que… que sí, que posiblemente tengan razón en todas y cada una de las quejas que tengan sobre este trío pero a mí me ha gustado bailar sus canciones pop sin preocuparme de moverme como un pato o de lo que piense la rubia de las clubmaster porque me da igual tan solo he venido a escuchar música y a pasármelo bien sin comerme demasiado la cabeza y mira tú por donde All We Are me han venido perfecto para ello.

Deerhoof en el SinSalCon el cambio de isla (de San Simón a San Antón) llegó el cambio de críticas y es que nos dirigíamos a ver a Deerhoof quienes según The New York Times es una de las bandas de rock más originales de la últimas décadas, una banda que tras 21 años en los escenarios llegaba a Galicia para presentar su último trabajo ‘La isla bonita‘… Sin palabras me encuentro yo, que pensaba que The New York Times era una publicación seria, recuerdo el día que alguien cercano a mí me acompañó a un concierto de jazz y me dijo que era ruido, pensé matarlo pero me hubiese precipitado, hoy le hubiese puesto la discografía completa de Deerhoof hasta que pidiese clemencia o se arrancase sus propias orejas y es que Van Gogh hubiese preferido cortarse ambas orejas de haber conocido a estos histrionicos seres llegados de más allá del Atlántico. Pero claro, ahora mismo alguien estará leyendo esta crónica y pensará que no tengo ni puñetera idea de música por criticar a su grupo favorito: pues amigo mío, quedate tú con Deerhoof que yo me quedo con Manos de Topo que por lo menos entiendo lo que dicen y me caen simpáticos.

Aún traumatizados por Deerhoof decidimos cambiar de isla para ver a Astro y eso que pasamos ganas de huir a tierra firme durante el esperpent… perdón, concierto de Deerhoof. Estaba claro que Astro nos parecería la octava maravilla fuese cual fuese la propuesta musical. Astro llegan desde Chile tras un primer trabajo homónimo con el que han obtenido grandes críticas pero sinceramente tras el shock del horror-punk de Deerhoof no nos encontrábamos en condiciones de juzgar nada ni de disfrutar, por eso decidimos acercarnos a la zona de terrazas para relajarnos, ver como el sol comenzaba a ponerse, repasar los buenos conciertos de Champs y Owen Pallett e intentar olvidar a Deerhoof dejando a Astro para mañana ya que era el otro de los grupos que haría doble sesión.

Astro en el SinSalUna cerveza bien fría y las sesiones de Maft Sai y Chris Menisf nos hicieron olvidar los traumas y recordar los buenos momentos y es que menos mal que la memoria es selectiva.

Para los noctámbulos los chicos de SinSalAudio organizaron una sesión de baile en una sala de Vigo a cargo de Chancha Vía Circuito o lo que es lo mismo el productor argentino Pedro Canale, una sesión a la que por falta de tiempo (y por enterarnos el mismo día en la propia isla) no pudimos asistir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.