octubre 25, 2021

Segunda jornada del Santander Music o “La noche de los sentimientos encontrados”

Como ya os comentamos en el volumen I del Santander Music, dado que el festival se realiza en la zona más turística de la ciudad rodeado de playas, el tema del aparcamiento se antoja complicado. El aparcamiento es una mezcla de festivaleros de botellón o gente haciendo botellón a secas, así que os podéis imaginar que tampoco es un ambiente agradable ni cómodo para tener que ir sorteando basura amontonada por las aceras y la carretera.

Si el primer día resultó estar nublado con lluvia incluida durante la segunda jornada estuvimos acompañados por el sol hasta el atardecer. Aunque aquí ya sabemos que por la noche refresca, pero estamos acostumbrados. La afluencia del público respecto a la anterior jornada había aumentado considerablemente desde primera hora y a ritmo de los últimos temas que sonaban desde el  escenario con Belize, decidimos darnos una vuelta por la zona de foodtrucks y el market mientras nos preparamos para ver a Novedades Carminha. Habíamos oído hablar de ellos, que eran una fiesta en directo y allí nos plantamos a ver de qué iba el asunto. Nos encontramos con una sucesión de ritmos y melodías surferas; de hecho el protagonista de la noche fue un tiburón hinchable que pudimos ver en el público durante su actuación y la del resto de grupos. Era la primera vez en Santander de este grupo gallego que canción tras canción consigue meterse al público de las primeras filas en el bolsillo. Tuvieron tiempo de dedicarle ‘Juventud Infinita’ a su compañero de escenario León Benavente y también de hacernos dar palmas al ritmo de su tema ‘Amor Rural’. Se iba acercando el final del concierto y la cosa se animaba por momentos con ‘Jódete y Baila’ y ‘Dame Veneno’ mientras se despedían con la frase «¡Aquí ya hemos estado!» como colofón a su primera actuación en nuestra ciudad.

leon-benavente

Llegaba el momento más esperado de la noche con la actuación de León Benavente. Podemos apreciar la tela con su nombre al fondo del escenario y nos reciben con ‘Tipo D’. Es su segunda vez en el festival y a ritmo de «No hemos llegado aquí por casualidad» seguimos con ‘Revolución’ y ‘Gloria’. Durante ‘La Palabra’ incluso recibe la respuesta del público coreando uno de los versos y continúa el concierto con el resto del repertorio del artista. Intentamos disfrutar del concierto, o al menos lo intentamos puesto que si hay una carencia y un problema bastante serio en el recinto del Santander Music es la calidad del sonido. No somos expertos en la materia, pero lo que sí podemos decir es que nos costaba descifrar la voz de Abraham, ¡que ya es difícil con lo pausado que vocaliza! Además la batería sonaba muy por encima de lo estrictamente necesario y algunos instrumentos pasaban totalmente desapercibidos. Podíamos pensar que estábamos a un lado del escenario y por eso la sonorización no era correcta así que decidimos alejarnos pero el panorama no solo no mejoraba sino que era totalmente inaudible por momentos. Y esto nos lleva al siguiente tema: los baños. Estábamos en mitad del concierto de León Benavente y como asidua a festivales entiendo perfectamente que se generen aglomeraciones entre artista y artista en los baños, pero lo que me parece increíble es que esto también ocurra durante el concierto de uno de los nombres grandes de la noche. Una cola infernal nos esperaba para ir al baño, tranquilamente estuvimos medio concierto haciendo cola para cubrir una necesidad básica.

izal

A diferencia nuestra (llevamos en la sangre lo de ir a contracorriente en esto de las modas) la mayor parte de los asistentes esperaban ansiosos la llegada de Izal, quienes ofrecieron un concierto sin ninguna floritura ni sorpresa más allá de lo que hayamos podido observar en cualquiera de las decenas de conciertos que están dando por toda España. Un público entregado que cantaba casi casi tan alto como el propio Mikel en todos y cada uno de los temas ¿Quién quiere arriesgarse con una propuesta diferente cuando con grupos que mueven masas lo tienen todo hecho?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *