mayo 21, 2024

Pola Pop, muchas nueces y poco ruido

En la época de la burbuja festivalera, siempre es agradable encontrar nuevos festivales en nuestro país. Esta vez nos desplazamos hasta Santa Pola (Alicante) para investigar sobre un nuevo festival que esperemos se quede por muchas ediciones más.

Santa Pola, pueblo pesquero, acogió el pasado viernes 9 de Octubre su primer festival de música, Pola Pop, que reunió en su escenario tanto a grupos provinciales como nacionales.

A diferencia de lo que nos tienen acostumbrados los festivales patrios, pudimos disfrutar, aunque con retraso en la apertura de puertas, desde mediodía hasta las dos de la madrugada. Un horario ideal para los más peques, a los que el festival dedicó una zona a modo de guardería con juegos y talleres.

En cuanto a restauración, Foodwagen fue el encargado de hacernos engordar con unas hamburguesas increíblemente deliciosas que casi nos hacen olvidar a lo que habíamos ido. Y hablando de lo que habíamos ido a hacer allí, nos adentramos ahora en lo musical.

Empezamos la jornada con Los Sonidos y Boreal, dos grupos provinciales que no nos emocionaron en absoluto, grupos del montón, pero no del montón que imita a Vetusta Morla o Izal, sino del montón de bar de carretera. Todo lo contrario nos pasó con Gimnástica y Cachorro. Nos emocionaron y sorprendieron para bien. Sin duda, merecieron más protagonismo y mejor horario. En cuanto a Mailers, pese a que gustaron mucho, el parecido con Amaral es tan fuerte que nubla todo lo demás. Los siguientes en pisar el escenario fueron los ilicitanos LoveMeBack, quienes pese a haber tocado en festivales de la talla de Arenal Sound o Rock in Río parece que no llegan a despegar. En cambio fueron los primeros que consiguieron hacer saltar y bailar a un público que hasta el momento no se había levantado de la silla.

DSC_0146

El momento cena llegó con Summer Riders y es que, aunque no es que lo hagan mal, dieron un concierto tan indiferente que nos pareció ideal volver al puesto de Foodwagen a reponer fuerzas. DSC_0276

Y por fin llegó uno de los momentos más esperados de la noche, The Noises subieron al escenario para animar, de una vez por todas, a un público aburrido y casi ausente. Ni los problemas de sonido, ni las gotas de lluvia arruinaron la velada, eso sí, no estaría de más que Pablo de la Fuente, guitarrista, sonriera de vez en cuando. Por lo demás, todo bien.

El momento cumbre de la noche llegó con Neuman, quienes hipnotizaron al público de principio a fin con un concierto magistral demostrando, una vez más, que son de lo mejor que ha producido este país.

DSC_0611

La gran decepción de la noche llegó cuando el mismo organizador del festival salió al escenario a comunicar que Dinero no actuaría esa noche por un error en su gestión. Una lástima.

En definitiva, una primera edición decepcionante en cuanto afluencia de público, quizás por culpa de la poca difusión e información que se dio en redes para un festival que tenía todos los ingredientes para el éxito. Muchas nueces y poco ruido. Los puntos positivos fueron el horario familiar y el apoyo a bandas locales y provinciales. En este mundo, como en tantos otros, la experiencia es un punto importantísimo, por lo que esperamos que para próximas ediciones rectifiquen y perfeccionen todo lo que salió mal en 2015. Esperamos volver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *