febrero 4, 2023

Flavia Couri (The Courettes): «El futuro de la música está donde quieras llevarlo»

Este pasado fin de semana arrancaba la gira española de The Courettes. Una visita en la que la banda compuesta por Flavia y Martin Couri presentarán si último trabajo «Back in Mono«, un trabajo producido y grabado por Søren Christensen en los StarrSound Recording Studios de Dinamarca y mezclado por el productor estrella de Japón, Seiki Sato, amante del tradicional Wall of Sound creado por el mítico Phil Spector. Un oportunidad única de regresar por un momento a los años 60.

Aprovechando la gira hemos mantenido una conversación con Flavia, una charla que podéis leer a continuación:

Pregunta – La primera pregunta es inevitable ¿cómo coinciden una brasileña y un danés para terminar haciendo música garage? Y Flavia, ahora que no nos lee nadie y dejando claro que Jutlandia es una región fascinante ¿ha merecido la pena abandonar Ipanema?

Respuesta – Bueno, fue una reunión hecha en el cielo; en realidad, hecha en una furgoneta de gira en Brasil cuando la antigua banda de Martin estaba apoyando a mi antigua banda en una gira de dos semanas allí. No sabíamos en esa madrugada en esa camioneta repleta que haríamos un dúo de garaje danés/brasileño, nos casaríamos y tendríamos un hijo.

Sí, valió absolutamente la pena mudarse a Jutlandia. Estoy más feliz que nunca después de mudarme a Dinamarca, tanto en mi vida personal como profesional. Estoy haciendo la música que siempre quise hacer, me casé con el hombre que amo y tenemos el hijo más dulce juntos. Siempre me sentí como un ciudadano del planeta Tierra de todos modos, así que aunque amo y aprecio mis raíces brasileñas, ¡y extraño el sol de Ipanema! Me siento en casa donde quiera que vaya.

Supongo que tengo un espíritu divagante gitano. Una piedra rodante no acumula musgo, ¿no es así?

P. – Sobre el escenario sois un power dúo pero hemos escuchado por ahí que mientras grabáis el primer trabajo, “Here Are The Courettes in Mono”, realmente erais tres. ¿Se podría decir que algunos llevan el ritmo en la sangre desde bien pequeños? ¿qué pensaríais si mañana vuestro hijo os dice: “mamá, papá, quiero ser músico”?

R. – Me quedé embarazada durante la gira “Here Are The Courettes”, no en las grabaciones. Fueron más de 25 shows con nuestro hijo Lennon en mi vientre y un concierto al día siguiente de haber dado a luz. Fue un día muy importante para mí, porque escuché muchas veces mientras estaba embarazada cosas como: “ay, ahora serás mamá, así que te detendrás los conciertos, tu carrera, ¿no?”. Apuesto a que muchas mujeres todavía hoy escuchan cosas así, sean cuales sean sus profesiones. Los hombres que se convierten en padres nunca experimentan estos juicios de la sociedad, ¿verdad? Entonces, fue una declaración importante para mí y para cualquier otra persona que se molestara en tener una opinión al respecto de que era posible ser madre y continuar actuando.

Pero volviendo a la pregunta, sí, Lennon nació con mucha música a su alrededor. Pero creo que cada bebé y cada niño nace con ritmo en la sangre. Basta con mirar a los bebés. ¡Pueden bailar antes de que puedan caminar! Es una pena que en algún momento se les quite esa espontaneidad.

Amamos mucho a Lennon y lo apoyaremos en cualquier decisión que tome en la vida. Solo queremos que sea feliz y siga su corazón. La gente espera que los hijos de los músicos terminen siendo músicos también, pero no queremos poner presión ni expectativas sobre Lennon. Tiene que encontrar su propio camino. Pero si realmente quiere ser músico, le daremos todo nuestro apoyo. Y, si quiere, ¡tal vez pueda unirse a nosotros en el bajo!

P. – The Courettes comenzaba sonando en mono, pero después pasasteis a sonar en estéreo para, como el propio título de vuestro último trabajo reconoce, “Back in Mono” ¿esta vuelta al mono es una reivindicación de los sonidos de antaño?

R. – Nos encantan las grabaciones en mono, fue una especie de accidente que «We Are The Courettes» terminara siendo en estéreo, así que siempre quisimos que nuestro tercer álbum se grabara en mono otra vez. Y como todo el concepto del disco era hacer una producción de Wall of Sound como «The Ronettes meet the Ramones in a crazy party at the Gold Stars Studios’ echo chamber«, pensamos que el título «Back In Mono» era más que apropiado.

P. – Cada vez que un artista lanza un nuevo trabajo siempre leemos “el mejor trabajo de…” no nos voy a poner en la tesitura de decirnos si “Back in Mono” es vuestro mejor pero ¿Es vuestro trabajo más maduro? Os lo pregunto porque entre tanto ritmo y baile nos encontramos, quizás, las letras más duras que habéis escrito hasta el momento.

R. – Sí, “Back In Mono” es definitivamente nuestro mejor y más maduro álbum hasta ahora. Es un hito en la evolución de nuestra composición, los arreglos y la producción.

Las letras de las canciones de The Courettes siempre reflejan lo que estamos viviendo en este momento, por eso “Here Are” está llena de canciones de amor como ‘The Boy I Love‘ y ‘I´ve been walking‘, porque acabábamos de conocernos entonces y comenzamos nuestra vida juntos. Y es por eso que “Back in Mono” tiene letras más duras, porque perdimos a mucha gente que amábamos mientras trabajábamos en el disco, familia y amigos queridos.

Too Late To Say I´m Sorry‘ le escribimos al padre de Martin, ‘Hey Boy‘ está escrita mi padre, por ejemplo. Ambos perdimos a nuestros padres mientras trabajábamos en el álbum. Y, por supuesto, la pandemia se inició durante el proceso de creación del álbum, lo que le dio otra profundidad a la vida de todos. Entonces, la muerte es un tema recurrente en “Back in Mono”, pero queríamos asumir el desafío de hablar sobre temas difíciles de una manera pop y digerible, y a veces disfrazarlos como historias de amor, para que la gente pudiera simplemente bailar y pasar un buen rato con estas canciones. Un poco como cuando Bert Berns escribió «Piece of my Heart» como una historia de amor cuando la letra en realidad trataba sobre su condición cardíaca y su conocimiento de que moriría joven.

P. – Habéis crecido entre vinilos. Reivindicáis la música (y estética) de los 60 en pleno siglo XXI pero a la vez sois consciente que transitamos un estilo “minoritario” ¿hacia dónde creéis que se dirige la música?

R. – Creo que lo mejor del siglo XXI, o si prefieres llamarlo posmodernismo, es que puedes hacer cualquier tipo de música que quieras hacer, y siempre va a haber un nicho de gente interesada en lo que haces. A través de Internet y las redes sociales se hizo mucho más fácil llegar a las personas que disfrutan del mismo tipo de música que tú, así es posible tener una carrera larga y rentable fuera de la corriente principal.

La música de los 60 tenía mucho alma, y ​​los 60 fueron una especie de renacimiento de nuestro pasado reciente, con tanta creatividad, libertad de pensamiento y gente que se atrevía a cuestionar lo establecido, un sueño y una revolución que lamentablemente nunca se hizo realidad. Quizá por eso los 60 todavía atraen a tanta gente y han marcado tantos parámetros en la música pop, por ejemplo. Si escuchas a Amy Whinehouse, Duffy, Natalie Bergman, tantos artistas contemporáneos están influenciados por la música de los 60, pero la están llevando en otra dirección, la están haciendo propia, la están haciendo moderna.

Creo que eso es lo que hacemos también, no somos una banda de tributo retro, usamos estas influencias para crear algo nuevo. El futuro de la música está donde quieras llevarlo.

P. – Pero no hablamos del futuro, centrémonos en el presente ¿cómo es un concierto de The Courettes? ¿Qué encontraremos cuando nos acerquemos a vuestros bolos?

R. – Nuestros conciertos son una celebración de la libertad, una celebración de la música rock, con toda su ferocidad, descaro y, de alguna manera, imprevisibilidad y peligro. La música en vivo para nosotros se trata de conectar e intercambiar energía con el público, para llegar a una experiencia trascendental del rock ‘n’ roll primitivo.

P. – Por último ¿cuál es la banda sonora que acompaña vuestras giras? ¿qué escucháis en esos road-trip?

R. – Ahora mismo estamos escuchando el MC5 en el Mediterráneo de camino a Granada, casi gastamos nuestra colección de 9 CD de Elvis en nuestra gira noruega la semana pasada, y nos encanta intercambiar discos con las bandas que encontramos en el camino para que podamos descubrir cosas nuevas. Así que por favor danos un CD de tu banda la próxima vez que nos encuentres de gira, ¡los escuchamos a todos!

P. – Muchas gracias por vuestro tiempo ¡nos vemos en breve!

R. – Gracias a ti, hasta pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *