noviembre 30, 2021

DJ’s y músicos abandonados: la cultura se apaga

Es evidente, la crisis de la pandemia que estamos viviendo afecta a todos los sectores. Pero nosotros vamos a hablar de uno que nos toca de cerca, y que además es uno de los más afectados: la música, el ocio, los conciertos, las bandas, los djs.

Cuando todo esto comenzó, nadie se imaginaba que esta situación duraría mas que unos pocos meses. La evolución de la pandemia hizo que locales de ocio nocturno y salas de conciertos cerraran temporalmente (y no hablemos de conciertos al aire libre o festivales). La problemática vino después, cuando este temporalmente se convirtió en definitivo para algunas salas.

El caso de una de ellas que nos impactó especialmente es el de La3. Una sala que además de conciertos, sobre todo ofrecía de las mejores sesiones del panorama djing en pleno centro de Valencia. Desde hace casi 10 años.

Por su cabina ha pasado gente muy grande como 2ManyDjs o Vitalic, además de ser lugar de comienzo de gente como Elyella o Ley DJ. Los residentes actuales no eran moco de pavo, gente muy grande como Redmoon, Nando Costa, Miss Dep’in’ y mucha más gente que hacía de la selección exquisita toda una fiesta y un referente en la ciudad valenciana.

¿Qué por qué cierran salas como La3, que desde siempre han sido un referente? La respuesta es sencilla, el pago de un local de esas características sin poder abrir al público es casi imposible, solo salas muy muy grandes que viven de grandes conciertos probablemente puedan sobrevivir a una situación así. ya que dispondrán de fondos acumulados, pero salas como La3 que prácticamente viven de la noche y del ocio nocturno, y que van con el presupuesto justo, no conseguirán salir de esta.

Este artículo no va sobre política, va sobre lo que se hace bien y mal. Y esta vez no se han hecho las cosas del todo bien.

Djs, bandas y productores unidos creando streamings monetizados porque desde arriba no se dan ayudas, y en caso de dar ayudas han sido a dueños de locales. ¿Qué ocurre con esos djs, bandas, promotores de eventos que se dejaban la piel en cada bolo? Totalmente abandonados a su suerte.

Posiblemente la solución hubiese estado en que desde entidades culturales se hubiesen creado macro-eventos online monetizados, ya que ellos tenían la llave y los medios suficientes, pero una vez más, la industria de la música ha tenido que tirar para adelante sola. Tampoco nos olvidemos que el virus afecta más en una sala de conciertos con cien personas separadas y delimitadas (además de sentadas), que en un centro comercial con miles de personas en los que se toca todo sin desinfectar, por supuesto (ya no hablemos de metros y autobuses).

Tampoco estamos poniendo de víctimas a todos los empresarios de la noche. Hay algunos que durante años se han dedicado a no dar de alta a trabajadores y músicos pagando en negro, abogando a la bancarrota de estos últimos. No hay bolos, no cobras, no tienes derecho al paro. Sobre todo los djs se llevan el mayor palo en esta cuestión. Ser dj residente en negro no debería ser una opción para el empresario. Tampoco debería ser una opción que para poder pinchar en una sala o festival te obliguen a ser autónomo.

Queremos aprovechar este artículo para visibilizar el trabajo que hacen algunas asociaciones que luchan por los derechos de músicos y djs. Una de ellas es la Coordinadora Sindical de trabajadores/as músicos. Se trata de un sindicato estatal creado para luchar por los derechos de compositores, autores, músicos, artistas, djs, arreglistas y productores musicales.

En definitiva, lo que queremos decir es que hay salas y locales honrados que tienen que echar la persiana por culpa de una mala gestión (como La3) pero igualmente hay empresarios del ocio nocturno que se aprovechan de la situación para pedir ayudas cuando no estaban pagando a los músicos y djs legalmente. Y esto hay que cambiarlo cuanto antes, cuando pase la pandemia debería haber más conciencia y no actuar en negro, porque luego, hay lamentaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *