abril 21, 2024

De vermú con L.A.

Eran las 13h y 55 personas tomaban una cerveza en la terraza del Hotel Ayre Rosselló, situado en medio de l’Eixample, con una de las mejores vistas de Barcelona: toda la costa desde Sant Adrià hasta Montjuïc, y la fachada norte de la Sagrada Familia justo delante. Este idílico mediodía de domingo mejoró considerablemente cuando entraron en escena Lluís Albert Segura junto con Pep Mulet y Dimas Frías, ofreciéndonos un bello y variado repertorio de toda su discografía.

L.A. Barcelona

El formato del concierto, en un lugar especial, poco habitual y con público muy reducido, no es nada casual. L.A. cierra la etapa City/Ocean Tour, que abrió con la publicación de su último trabajo, con la minigira Ocean Tour Trio, en un formato acogedor e íntimo, con una lectura reinterpretada de los temas, para despedirse como es debido.

La actuación empezó con ‘Living by the Ocean’ e ‘In America’, ambas de su último trabajo, «From the City to the Ocean Side» (Sony Music, 2015), y el público lo disfrutó desde el minuto cero: piernas y cabezas moviéndose al ritmo, labios que se movían… pero nadie cantaba en voz alta. El formato tan reducido encanta, pero asusta a la audiencia: ¿y si los mismísimos L.A. nos escuchan desafinar?

L.A. Barcelona

Siguieron unas rítmicas ‘Evening Love’ y ‘Over and Over’ gracias a la percusión de Frías y el acompañamiento de Mulet. ‘Pictures on the Wall’ nos volvió a bajar las pulsaciones.

Llegó ‘Secrets Undone’ y todos los teléfonos se alzaron (el mío también): todos queríamos llevarnos un pedacito de esta preciosa canción en una versión calmada y minimalista, capaz de reparar cualquier grieta emocional.

El álbum “Dualize” (Dreamville Records, 2013) volvió con ‘Mirrorball’ y ‘Oh, why?’, y acto seguido Mulet y Frías abandonaron el escenario para dejar solo a Lluís Albert. Interpretó un precioso cover del ‘Let it ride’ original de Ryan Adams & The Cardigans, y siguió con ‘Close to you’ y su hipnotizador bajo, y una emocional ‘Elizabeth’.

Los teléfonos al aire se volvieron a multiplicar cuando sonó ‘Stop the clocks’, tan bonita como siempre, y con un delicado toque místico dado por el teclado. El ambiente calmado desapareció rápido primero con ‘Under Radar’, y definitivamente con una versión más bien blues de ‘Love Comes Around’, con Segura a la batería y Frías a la guitarra. Los ritmos lentos volvieron con ‘Higher Place’.

L.A. Barcelona

El rock a medio tiempo ‘Older’ nos estaba encandilando a todos cuando de repente pararon de golpe. La letra se fue y la base rítmica también. ¿Qué te equivocas? No pasa nada, vuelves a empezar, con total confianza; así que pudimos disfrutar otra vez de la misma canción.

Vamos a tocar un par más”, anunciaba Segura; a lo que Mulet respondía entre risas con un “podríamos repetir alguna”. No, no repitieron e interpretaron ‘Ordinary Lies’, aunque a muchos no nos hubiera importado volver a escuchar el mismo setlist entero otra vez.L.A. Barcelona

Lluís Albert se despidió con un misterioso “Nos vemos pronto. No puedo decir más, pero nos vemos pronto”, y arrancó con ‘Outsider’. Esta canción proporcionó un final perfecto y animado. ¡Creo que alguien se atrevió a cantar en voz alta y todo!

Entre canción y canción por los altavoces sonaban el mar y cantos de ballena, todo muy evocador. Si a esto le sumas un viento que te despeina hasta el alma, un sol gigante, un par de gaviotas sobrevolando la escena, las vistas del Mediterráneo y tres músicos alucinantes, quiero quedarme para siempre living by the ocean.

(Fotografías de Clàudia Núñez)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *