abril 19, 2024

Una semana de selectividad con mucho ritmo

selecitivad pau musica
Supongo qué seré uno más. Uno más de las miles personas que durante estos tres días le han marcado de por vida como todos aquellos que han pasado por la selectividad alguna vez, esas sensaciones, momentos,alegrías, lloros que no se pueden explicar con palabras pero si con música.
¿Os acordáis de la noche de antes cómo no nos quedaban uñas para comernos, de como la cama se nos quedaba pequeña y sentíamos el deber de levantarnos a seguir repasando aunque estuviéramos ya reventados? Cuantas veces habré escuchado «Cigarretes» de Russian Red cuando no podía dormir ó «Youth» de Daugther cuando esos apuntes se hacían interminables pero había que seguir.
Lo peor fué el primer día, como pensabas que entrabas en el mismo infierno dónde se le podía poner banda sonora y todo «The Whistier» de The White Buffalo; un lugar hostil nervioso pero a la vez emocionante. Pero yo probaba con la evasión de «Iron Sky» de  Paolo Nutini dónde te sacaba misteriosamente ganas para demostrar lo que valías.
Mi primer examen salió estrepitosamente mal, no se si eran los nervios o qué, pero yo tenía todo el rato a Albert Plá con «Todo es mentira» desolado y triste.
Por ello a la tarde con amigos y un buen descanso la moral las ganas comenzaron a subir con «Geronimo» de Sheppard donde entre risas y anécdotas comenzaba a recuperar mi sonrisa interna.
The Black Keys con «Lonely boy» era lo mismo que sentíamos cuando comparabas las respuestas, todo estaba igual, y te ibas a casa mas contento que  Pharrel Williams en «Happy».
Estamos todos de acuerdo que los despertares eran horrorosos, The Drums con «Days» ponían la música a esa vaga mañana. Los últimos días nos encontrábamos en el punto reflexivo, de camino a la universidad algo parecido a «Gold» de Wake Owl poniendo el ojo ya en el final, en el último examen. Poniéndole una gran felicidad y ritmo como «Sur la Planche» de La Femme hasta que llegó el momento de gritar libertad bien alto con «Run Boy Run» y despedirse de la selectividad con una dulce despedida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *