febrero 9, 2023

Rubén Pozo se pone En Marcha

En Hipsterian Circus no podíamos perder la ocasión de asistir al primer concierto de la gira de presentación de “En Marcha” segundo disco de Rubén Pozo tras su primer disco en solitario “Lo que más». En su anterior visita a la Sala Portacaeli la mitad de Pereza acabó tirándose a los brazos del enfervorecido público, así que las expectativas eran altas y la noche en principio prometía y hasta allí nos acercamos escuchando en el coche durante el viaje un viejo disco encontrado en el trastero llamado «La Danza de la Araña» el cual dejamos que busquéis por las redes sociales, intentéis conseguirlo en ebay a precio de oro y si sois fieles de Pozo lo escuchéis por que os llevaréis una gran sorpresa.

Comenzaron los vallisoletanos Sharon Bates, los cuales cuentan con la peculiar voz de Cristian y unos excelentes arreglos llevados a cabo a la perfección como un reloj suizo por una banda que suena compacta y limpia como pocas, mezclaron temas mas bailables como «Golpes y Heridas» con otros mas lentos como «Lipstick Rojo» e incluyeron una versión de «Toro» de El Columpio Asesino. Arriesgando desde el primer tema con un sorprendente solo de violín, que si bien en un primer momento descuadró totalmente a los fans de primera fila, poco a poco fueron convenciendo a la mayoría de  los asistentes al ir desgranando temas de su opera prima  “Dirigido por Adam Smithee”, titulo con un guiño para los mas cinéfilos, disco que les ha llevado a telonear recientemente a Supersubmarina o a ser confirmados como único grupo local en el próximo Valladolid Latino.

Pasadas las 23:00 de la noche apareció, solitaria, una guitarra acústica encima de las tablas, que hacia presagiar un directo que sigue los parámetros de su último trabajo grabado bajo la supervisión del veterano productor Nigel Walker, tiene mucho de auténtico, mucho rock clásico y una pizca de aquellos primerizos Pereza donde el guitarrista tenía mayor peso.
Acto seguido el escenario se llena con una guitarra eléctrica, bajo y batería, en esta ocasión Rubén Pozo acudía a la cita con la banda al completo y con muchas ganas de crear «buen rollo» desde el primer momento y no perdió el tiempo… Buena música, sonido contundente y un público entregado con muchas ganas de cantar desde el primer minuto y bien que lo demostraron en temas como «Me quieres destrozar».

Comienzan los primeros acordes de cualquiera de las canciones e inmediatamente las letras son coreadas por un público entregado, rock sin artificios y con letras sinceras y directas que con sus temas mas movidos llega directo a los pies y a los pulmones gracias a . Esto es un estreno, se intuyen los nervios, algún parón técnico, para poco después dar paso a los temas mas lentos y edulcorados donde destaca «Entre tu y yo» que se van alternando con otros hits compuestos junto a su antiguo compinche Leiva y temas ya conocidos de su primer trabajo como «Pegatina» «Rucu Rucu» y la magnifica «Ozono».

El concierto comienza a despegar con su single «Chavalita» y poco después nos deja momentos para recordar como el de «La chica de la curva», difíciles de crear, pero es que Rubén es un artista, que se muestra como un pirata pícaro con el que disfrutar y olvidar por un rato todos tus problemas… y es que el «chaval» lleva en esto de la música ya unos añitos, en un primer momento con Buenas Noches Rose, mítica banda maldita con la que llegó a tocar en la Plaza Mayor de Valladolid en los noventa, después con uno de los grupos mas importantes de la reciente historia musical de este país, Pereza y por último, desde el año 2011 sólo ante el peligro.

Cerraron con la guitarrera  “Margot”, momento de nostalgia que nos sitúa en una aparente despedida con uno de los mejores temas escritos por el barcelonés criado en el madrileño barrio de Alameda de Osuna , que por la respuesta del público ante estas y varios éxitos que sonaron de su antigua banda «Matar al Cartero», «Pelos de Punta» y la odiada, al menos por mí, «Grupis» parece que, al menos de momento le será complicado despegarse de ellas y de su anterior obra , al menos en directo.
Terminó dándose al público con un par de bises para prolongar la sensación de que, si por él fuera, podría haber estado todo la noche tocando, Rubén Pozo un tipo de garitos que ama la música y disfruta todas y cada una de las veces que se sube a un escenario…y que nos seguirá haciendo disfrutar de su música y sus letras de calle seguro que por mucho mas tiempo.

Fotografías: Gustavo F.G. / Sharon Bates

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *