febrero 9, 2023

Napoleón Solo presenta su tercer disco, Máximo Ruiz Ferrer

Normalmente los homenajes se hacen a alguien o algo en concreto. Máximo Ruiz Ferrer es alguien para inventar a quien va dedicado este disco de Napoleón Solo (Ernie Records). ¿Sabes quién es? Nosotros tampoco, así que, invéntatelo. Así es como se ha engendrado y así lo han decidido sus creadores, “como no puedo verte, te dibujo en mi mente”, así relatan en las cinco como siempre.
Los granaínos han dejado pasar casi tres años de intervalo después de su segundo Chica Disco y la sala Sol ha sido la primera en ver el directo de este nuevo disco.
Un arriesgado, sorprendente y diferente tercer trabajo. Un teletransporte en el tiempo y el espacio a tierras andaluzas en mitad de los años 70. Sabor a verano nostálgico y melancólico envuelto en

sintetizadores y sonidos inesperados con tintes espaciales. La música popular española empapela por completo la decena de canciones que compone el renovado y novedoso álbum.

Arrancaron bien fuerte los motores, antes de que ocurriera… todo el despliegue sideral. Un comienzo y un final propio de una banda a la que estábamos acostumbrados, energía, guitarrazos y canciones pegadizas que te sacan a bailar y te envuelven de felicidad. Ramira y Lolaila Carmona fueron nombradas varias veces hasta que se dejaron caer por la sala y nos atraparon con sus letras.
Lo insólito sucedió en el núcleo del concierto. Canciones inusuales que parecían pertenecer a otra banda diferente. Sonidos más instrumentales, matices oscuros y mensajes desconsolados que se manifiestaron en forma de cordialidad. El ambiente del público dió un giro de ciento ochenta grados y se abandonaron a la quietud e inactividad del halo que generaron las canciones del nuevo disco. 
Se percibía sed de movimiento; espíritus ansiosos de los antiguos Napoleón. Valga la redundancia: las nuevas canciones de la banda evocaban el pasado y el público presente anhelaba la esencia de los discos anteriores.
El fanatismo aporreó a saltos el suelo de la sala Sol en los bises. Los músicos quisieron dejarnos un sabor del pasado de la mano de cinco canciones de los dos primeros trabajos. Tiene que acabar sin duda, fue el broche para dejarnos exhaustos y emocionados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *