febrero 4, 2023

‘Vuelve el bien’ de Pájaro Jack a ocupar los escenarios

Una semana después, aún seguimos con resaca (sólo a nivel musical, el otro tipo de resaca duró hasta el domingo) tras el paso de Pájaro Jack por Madrid.
El día de antes charlábamos con Jaime (vocalista y compositor) en una extensa entrevista, en la que le preguntamos acerca de esta nueva gira bajo el patrocinio de Girando Por Salas. Pero nosotros lo que queríamos era que llegará el viernes y, a pesar del cambio de sala de última hora, no hubo impedimento alguno para acercarse hasta el pleno corazón de Madrid (Sala Taboó) para disfrutar de los granadinos.
Entre los aplausos del público se colocaban cada uno de los integrantes en su sitios, afinaban guitarras (otros se acomodaban en sus sillas) y sin más dilación daban comienzo al concierto. Jaime nos avisaba de que tocarían todas las canciones de su nuevo disco, ‘Vuelve El Bien’, y haciendo alusión al título, no sabemos si por coincidencia o no, sonaron los primeros acordes de «El Bien» seguida de «Vuelvo en mí», su flamante primer single.
Pero no sólo se trataba de presentar su último trabajo, ya que también hubo hueco para canciones como «Desde el tren», «Solo había fe», «Si mañana llueve» y «Árbol gris», siendo estas dos últimas de esas canciones que te susurrarían flojito al oído con vistas infinitas de algo; canciones pertenecientes a su anterior trabajo, ‘Pájaro Jack’ (2012).
Tras un bis (odio los bises y quiero dejar constancia de ello) volvían al escenario para retomar con «Volveréis por mí», y lo cierto es que fueron ellos quiénes volvían y unas diminutas luces inundaban todo el recinto, alternándose los colores verdes y plata. 
Mientras Daniel se encargaba de hacer equilibrios en su silla con los instrumentos, Mario se dejaba los brazos en los platillos y en los toms; Arturo y Mario se sonreían cómplices y a Jaime le costaba despedirse del público (no he descubierto aún si la timidez tuvo algo que ver). 

Pero lo cierto es que con los acordes primerizos de «El Segundo Huracán» nos iban a despedir. Nos iban a dejar con las ganas de seguir sentados (sí, la sala molaba tanto que podías estar incluso sentado) disfrutando de nuestra cerveza y su música. Se despedían agradeciendo nuestra participación de haber estado allí, ¡para no estarlo con lo bien que suenan! El bien ha vuelto y espero que se quede por un largo tiempo porque… «siempre hay un huracán que viene a destruir».



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *