febrero 1, 2023

Rodrigo Amarante en Madrid

Todos mis colegas me dijeron cuando les propuse que me acompañaran al concierto de Rodrigo Amarante en Charada que «ni de coña, que ellos no iban a gastar dinero en ver a un señor tocando solo en acústico».Como era de esperar,se equivocaron.
El músico brasileño mostró un carisma fuera de lo habitual,las primeras filas entraban en trance con canciones como «Mon nom»,una mágica «Irene» (parecía imposible crear una atmósfera tan compleja con una sola guitarra) o una «Maná» más folk y pausada que la versión que aparece en su primer disco en solitario Cavalo (easy sound, 2014).Con versión de Angel Olsen de por medio (tocaba al día siguiente en la misma sala),una canción nueva en español para una película y con una «O’Cometa» coreada en voz baja por el público,se despidió Amarante entre el cariño y los saludos de la gente que se encontraba en las primeras filas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *