enero 26, 2022

Crítica a ciegas con Ty Segall: Manipulator / Desinflator.

Moría de ganas por hincarle el diente a lo nuevo de Ty Segall, casi tantas ganas como hacer una crónica de ello. Se trata de su séptimo disco en solitario, Manipulator, que salió a mediados del pasado mes de agosto. Esperé al momento perfecto sin haberlo escuchado antes. Quería que la crítica fuera tan fresca como lo que suele parir este muchacho. Sin darle muchas vueltas. Solo una escucha para sacar conclusiones y otra para ver si lo que había escrito antes no era una mamarrachada.
Pasamos pues a el análisis, canción por canción, para entender esa pequeña desilusión que transmite el título de mi crítica.

01 – Manipulator: 

Primer single del disco bastante inspirado.
Bebe mucho de la psicodelia más ácida. Los teclados crean un colchón
junto los coros que da cabida a guitarrazos de todos los colores. Como siempre, tenemos un arranque enérgico que hace que nos frotemos las manos al pensar que todavía quedan 16 canciones más por escuchar.

02 – Tall man, skinny lady: 

Un riff bastante pegadizo y con
toques de soul es el elemento diferenciador del tema. Suena sexy, tiene «groove» y lo transmite bastante bien. Se trata de un tema menor pero no puede llegar a
considerarse de relleno. Se ve el miedo de Segall a arriesgar demasiado.

03 – The singer: 

Podemos decir que es la primera candidata a balada del disco.
En ella vemos un poco el toque montaña rusa de coquetear con fuzz y
guitarras acústicas a partes iguales como se vio en varios cortes del
Sleepers. En este tema no se corta a la hora de producir un poco más de lo que nos tiene acostumbrados e incluye unas cuerdas que
ayudan a potenciar un poco la epicidad de los estribillos.

04 – It’s over: 

Este es uno de esos temas que entran de
primeras y no te cuestionas por qué. Es una patada directa a los oídos.
De esos temas de Segall que no inventan nada. Simplemente es
deliciosamente entretenido. Desde el segundo uno estoy deseando
escucharlo en directo.

05 – Feel: 

A veces uno piensa que Ty Segall se encontró una
maleta llena de temas inéditos de estrellas de los 60 y 70 y se dedica a
sacarlos bajo su nombre para ser famoso. Feel es uno de esos temas que
te hacen pensar en tal teoría. Es un temazo que parece compuesto en la
época dorada del garage californiano. El pepino estrella de este
Manipulator.

06 – The Faker: 

Este galope a medio tiempo tan T Rex da
lugar a un tema bastante correcto pero que empieza a dar lugar a un
bajón considerable. Pon este tema en el disco de otros y será un single,
pero Segall hace tiempo que pasó por ahí y se le debe exigir más. ¿Relleno? Más que Tall man, skinny lady, al menos.



07 – The clock: 

Con este arranque tan valiente tengo
sentimientos encontrados. Suena tan genuino que parece que es una
versión de algún tema de los Kinks, pero no, es Segall. Es el venteañero
de los huevos de oro. Eso no hace que dejes de pensar que suena tan
sesentero que posiblemente ya se haya hecho. Hasta que no se demuestre lo contrario, es
un temazo y es de Ty Segall.

08 – Green belly: 

Bueno, el bajón se hace más claro con
este corte, que parece como si el mismo Segall estuviera versionando un tema suyo
del Melted o el Twins, pero a menos revoluciones. Falto de gracia. En mi tercera escucha me suena curiosamente a los Rolling Stones del Let it bleed.



09 – Connection man: 

Suena atractivo este connection mán
con esos sintetizadores bien encajados con la línea de bajo. Es sin
duda otro tema menor, pero bien construido y salvado por los
guitarrazos. Es divertida y será un melocotonazo de directo.

10 – Mister main:  

Arranca tan tan bien este tema que
pensaba que iba a ser el primero que iba a quemar a base de tantas
escuchas. Lo que me ocurre al llegar al final es esa sensación de
esperar a que el tema terminara de romper y cumpliera las propias
expectativas que me he creado sobre él. Se queda en un corte escueto y
algo lineal que perfectamente, podía haber sido el «vendediscos» de
Manipulator con algo más de empeño.

11 – The hand:  

Junto con Feel uno de los temas más
inspirados del disco. Quizás la melodía es algo menos brillante, pero
suena a un Ty Segall que ha madurado y que no solo se pone contento con
guitarrazos. También es un gran compositor y aquí lo deja bastante
claro. 

12 – Susie Thumb: 

No podíamos acercarnos a la recta final
de un disco de este hombre sin que uno de los temas tuviera una línea de
fuzz que se comiera al resto del tema. No es un rompe tobillos, pero
tiene fuerza como para magullarte la cara. Es uno de esos temas que
debería de llevar etiqueta de «sírvase bien fuerte».

13 – Don’t you want to know?: 

No está mal para nada, pero ¿no suena demasiado a descarte de algún disco anterior?



14 – The Crawler: 

Como si el propio Segall se sintiera culpable por habernos metido
doblado un tema directamente desde los descartes del Sleepers, lo
compensa rápidamente con un trallazo fuzz propio del Slaughterhouse. Un riff con
tanta mala leche como potencial bailable.

15 – Who’s producting you: 

Estamos acabando el trayecto e,
igual que muchos nos hemos terminado cansando de la inclusión de algunos
temas menores, Segall también se ha cansado, pero esta vez de producir
temas como chorizos y nos sale con un tema contundente, pero quizás algo
falto de brillo también. 

16 – The feels: 

A estas alturas parece que hasta tiene
ganas de sentarse. Suele ser un mal de que adolecen varios de sus
discos. Los finales están a años luz de los brutales arranques que suele
parir. En este Manipulator no es para menos. Nos queda un tema. ¡Ty, haz
que me trague mis palabras de crítico sin criterio!

17 – Stick around: 

Cambia un poco de tercio, vuelve a la
producción setentera para sus temas. Vuelve a coquetear con las cuerdas.
Está inspirado en la mayor parte del tema. Sube el nivel de la recta
final, pero nos da la impresión de que podía haber hecho un discazo de
10 temas y no un buen disco que se desinfla conforme avanza.

La valoración no es para nada
desfavorable.
Me deja un buen sabor de boca, aunque, como si de un
chicle se tratara, el sabor pierde fuerza gradualmente dejándote la
sensación de que si no hubiera sacado un disco tan extenso, podía haber
sacado un trabajo redondísimo. El más redondo de su carrera. 
Vuelvo a aclarar que si hubiera decidido descartar varios temas para
dejar un disco de 10 cortes, hablaríamos de un auténtico discazo. ¿Que
esos 7 temas más flojos son aún así buen material? Entrarían seguramente
en discos de otros, pero a Ty Segall ya se le exige algo más. Ya ha
dejado de ser una promesa. Ahora le toca demostrar todo lo que sabe
hacer.

Recordamos que estará en España en menos de un mes. Pasará por BarcelonaMadrid y San Sebastián. Sólo tenéis que pinchar en vuestra ciudad más cercana de las tres para comprar las entradas. No dejéis pasar la oportunidad de disfrutar de uno de los mejores músicos contemporáneos.
Nota: 7,15

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.